Quinta Monroy

El proyecto propone dejar de pensar el problema de la vivienda como un gasto y empezar a verlo como una inversión social. De lo que se trata es de garantizar que el subsidio de vivienda que reciben las familias se revalorice durante la vida útil de las viviendas. Esto se consigue haciendo que, conforme las viviendas se van completando y construyendo, éstas van aumentando su valor.

El patrimonio inmobiliario de las familias aumenta conforme pasa el tiempo y las viviendas van construyéndose. En vez de diseñar la mejor unidad posible de US$ 7500 y multiplicarla 100 veces, los arquitectos se preguntaron cuál era el mejor edificio de US$ 750.000 capaz de albergar 100 familias y sus respectivos crecimientos.

Un edificio bloquea el crecimiento de las viviendas, salvo en el primer y en el último piso; el primer piso siempre podrá crecer horizontalmente sobre el suelo que tiene cerca (superficie de reserva) y el último piso siempre podrá crecer verticalmente hacia el aire (superficie añadida). En este sentido, se plantea un edificio que tenga sólo el primer y el último piso construidos. Dado que el 50% de la superficie del conjunto de las viviendas sería auto-construida, el edificio debía ser lo suficientemente poroso para que los crecimientos ocurrieran dentro de su estructura. Por una parte se quería enmarcar (más que controlar) la construcción espontánea a fin de evitar el deterioro del entorno urbano en el tiempo y por otra parte se buscaba hacerle más fácil el proceso de ampliación a cada familia.

Se entrega a las familias, las viviendas de 30 m2 con las partes difíciles de la casa construidas, como son los baños, la cocina, las escaleras y los muros medianeros. Éstos, están diseñados para el estado final, una vez ampliado, es decir, para una vivienda de más de 70m². Los arquitectos optaron por hacerse cargo de aquella parte de la vivienda que una familia individualmente no podría construir, por mucho tiempo, esfuerzo o dinero que invirtiera.

La participación del usuario se realiza gracias a la posibilidad de poder ampliar su vivienda cuando quiera dentro de la estructura planteada. El espacio interior adopta configuraciones distintas en cada vivienda dependiendo de los modos de vida de cada familia y las posibilidades de estas. Se permite el crecimiento controlado dentro de la estructura receptora. La vivienda crece a partir de un núcleo y puede ampliar un forjado interior entre la primera y última planta. Además, la vivienda se entrega sin acabados, de forma que el usuario los elija cuando se lo pueda permitir.

Localización

Comentarios

Entra o registrate para poder enviar comentarios
bryan
Hace más de 1 año
Como puedo obtener planos en autocad de la Quinta monroy

Faltan algunas traducciones para este contenido, ¿te animas a echar una mano?

Hola! para poder añadir y editar contenido y dejar comentarios y consultas debes registrarte antes. Usa tu mail y pon una contraseña y ¡ ayúdanos a ampliar esta base de datos colectiva !

Crea una cuenta
Masqueunacasa version 0d5211e9937b1024497cd6cc19f1e133e706ca25 . AGPL3