Diseño bioclimático

Se refiere a una manera de diseñar nuestra vivienda en la que se tienen en cuenta las condiciones climáticas aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia, vientos) para disminuir el impacto ambiental e intentar reducir los consumos de energía. Es importante destacar que todo el ahorro energético y el confort que se consigue con un buen diseño de la vivienda es gratis, al no implicar normalmente un aumento en el coste de la vivienda, sino únicamente un mayor esfuerzo de diseño.

Ventajas

  • Puede reducirse el consumo sólo introduciendo pequeñas modificaciones en el proyecto (mejorar la orientación, introducción protecciones solares, etc).
  • La adaptación al entorno y al clima para mejorar el consumo también mejora el confort en la vivienda.
  • Nos ayuda a reducir el gasto económico en el mantenimiento y uso de la vivienda.

Criterios

  • Orientación adecuada. Normalmente será recomendable una orientación sur con una pequeña desviación a este.
  • Estudio de los vientos dominantes. Nos permitirá ubicar las ventanas o porches en relación a ellos. En sitios cálidos nos puede interesar un viento fresco, mientras en sitios fríos nos protegeremos de ellos,...- Diseño compacto. Es decir con poca fachada en relación con la superficie de la vivienda, ya que evitamos la pérdida o captación de energía no deseada.
  • Uso de diferente tipo de vegetación en función de la orientación. Árboles de hoja caduca a sur y de hoja perenne a norte.
  • Diseño de protecciones solares adecuadas
  • Uso de aislantes en las paredes y cubiertas para evitar la pérdida o ganancia de calor no deseada (evitaremos dejar espacios sin aislante ya que implican un fuerte coste energético).
  • Las ventanas deberán tener una forma, materiales y dimensiones adecuadas. No pondremos grandes ventanas a norte, ni a a sur sin protección, …
  • Favorecer la ventilación natural, preferiblemente cruzada, es decir que nos permita un fàcil intercambio de aire con el exterior.
  • Favorecer el uso de la vegetación como elemento constructivo en paredes y cubiertas, ya que nos permite protegernos en los momentos de mayor calor y frío, etc.
  • Introducir elementos refrescantes como fuentes o láminas de agua en lugares estratégicos, como los patios.
  • Escoger los colores de las fachadas en función de su orientación y de la zona climática donde nos encontremos. Debemos saber que el blanco es un color reflectante, mientras los colores oscuros son absorbentes. Así en las fachadas a sur acostumbraremos a usar blanco, mientras en fachadas orientadas a norte se utilizarán colores más oscuros.

Comentarios

Entra o registrate para poder enviar comentarios
Masqueunacasa version 0d5211e9937b1024497cd6cc19f1e133e706ca25 . AGPL3