La Salière, Habitat groupé

Experiencia de hábitat groupé (autopromoción colectiva) de cinco familias en la ciudad de Grenoble. La organización toma forma de copropiedad con una distribución equitativa para los espacios comunes (no se realiza a partes iguales, sino en función de los recursos y necesidades). La financiación fue individual con un crédito hipotecario negociado en grupo en un mismo banco “Credit-coopératif” (banco privado que apoya las cooperativas).

El proyecto lo conforman cinco viviendas organizadas en una sola edificación de tres alturas. Cada vivienda es diferente, y se ha adaptado a las necesidades de cada familia. Hay viviendas en dúplex. Toda la planta baja es de usos compartidos. Existe un estudio, una sala multiusos con cocina, un jardín y un parking de coches y bicicletas. Las familias, como promotores, participaron en todo el proceso de toma de decisiones.

El acceso al suelo surgió de una convocatoria de la municipalidad para proyectos de carácter social y ecológico, lo que le facilitó la compra de la propiedad.

El edificio incorpora elementos ecológicos como el cerramiento de madera, o el sistema de ventilación con intercambiador de temperatura.

La experiencia tuvo lugar entre 2005 y 2010.

Testimonio

Durante el proceso “hemos discutido mucho sobre los principios y el montaje, hasta llegar a esta solución que nos parecía la más simple”.

Para C., habitante de La Salière, “significa continuar en mi actividad militante. No quería una propiedad- La propiedad es el principio de todos los problemas”.
“Esta experiencia no es el caso de una vivienda social, ni de una vivienda privada. Se encuentra entre ambas”.

“Es un proyecto colectivo, solidario y democrático”.

“Los espacios colectivos se están financiando según los ingresos de cada familia. Discutimos mucho en el proceso sobre qué era la riqueza, y los recursos. Para las familias que no tenían demasiados medios, los espacios comunes no eran evidentes. Eso nos permitió también discutir y hablar sobre la situación económica de las familias y crear una cierta solidaridad.” “En otros proyectos, no se llega a esta nivel de conocimiento, y en ocasiones, familias abandonan el proceso, por una cuestión financiera”.

“Con el arquitecto (llamado la “maitrise d’oevre), discutimos mucho. Al inicio convocamos un concurso y había dos candidatos: uno de Grenoble y el otro de Lyon. Finalmente elegimos el de Lyon. Eso nos creó problemas durante la construcción, porque estuvo poco presente”.

“Nos propuso demostrar que se podía hacer un edificio ecológico desde precios estándar. Nos mostró varias opciones. Tiene un sistema de ventilación de flujo cruzado para intercambiar frío y calor; el suelo es radiante de agua caliente; tiene paneles solares de agua caliente, y los cerramientos son parcialmente de madera”.

Para D., habitante de La Salière “esto no es para todos. Hace falta creérselo. En nuestra sociedad, el valor que predomina es el de la propiedad individual. Tenemos miedos y prejuicios –desconfianza- al compartir, al dejar.

Localización

Comentarios

Entra o registrate para poder enviar comentarios

Faltan algunas traducciones para este contenido, ¿te animas a echar una mano?

Hola! para poder añadir y editar contenido y dejar comentarios y consultas debes registrarte antes. Usa tu mail y pon una contraseña y ¡ ayúdanos a ampliar esta base de datos colectiva !

Crea una cuenta
Masqueunacasa version 0d5211e9937b1024497cd6cc19f1e133e706ca25 . AGPL3